Aumentó la producción de carne en Argentina

Aumentó la producción de carne en Argentina

  • Categoría de la entrada:CAMPO

Entre mediados de 2016 y fines de 2019 la producción bovina creció un 50%.

El Centro de Estudios y Servicios de la Bolsa de Comercio de Santa Fe elaboró un informe que destaca la importancia de la exportación de carne bovina con origen en la provincia durante el período comprendido entre los años 2016 y 2020.

El documento indica que, entre mediados de 2016 y fines de 2019, la producción de carne bovina creció un 50%, alcanzando el nivel más elevado desde que se tiene registro. Ello se reflejó en un récord histórico en el número de cabezas faenadas en octubre de 2019, con casi 278.000 cabezas”.

Según datos de Intercambio Comercial Argentino de INDEC, en 2020, las exportaciones nacionales de carnes bovina alcanzaron los 675,5 miles de toneladas, por un valor de U$S 2.700,9 millones. Considerando el origen provincial de las exportaciones, Santa Fe, en ese año, exportó 177,9 miles de toneladas, por un valor de U$S 768,8 millones. Estos montos resultaron menores a los registrados por ambos conceptos en 2019: 190 mil toneladas de carne bovina por un valor de U$S 959,9 millones de dólares.

En el año 2020 respecto del previo, las exportaciones de carne bovina tuvieron caídas de 6,5% en toneladas y de 19,9% en dólares ingresados al país. En cuanto al primer trimestre de 2021, el comercio exterior de carnes fue de U$S 152,3 millones en el primer trimestre, un 5,5% menor a igual trimestre del 2020. Medidas en toneladas, la caída fue algo menor (-5,1%), habiendo logrado embarques por 29,9 miles de toneladas en enero-marzo de 2021.

En particular, las exportaciones del rubro Carnes con destino a China se incrementaron un 3,9%, alcanzando un valor de U$S 102,8 millones, señala el CES. El informe indica que ” en contraposición a las cantidades exportadas, la recesión económica general sí se vio reflejada plenamente en el consumo interno de carne bovina, el cual alcanzó su mínimo histórico a nivel nacional durante 2020 con 50,2 kg/hab/año, mientras que en los 4 primeros meses del presente año tocó un nivel de 46,1 kg/hab/año. En este sentido, se puede afirmar que la actividad frigorífica pudo sostenerse -e incluso crecer- gracias al incremento de las exportaciones.

“Por lo tanto, en un contexto en el que tanto el país como la provincia se encuentran en recuperación luego de una recesión de más de dos años, el cierre de exportaciones de carne bovina puede provocar una caída de la actividad del sector -al menos en el mediano plazo- que atenta contra dicha recuperación. Además, considerando que uno de los principales factores de las últimas recesiones fue la restricción externa, es de vital importancia mantener los mercados de exportación, de manera que ingresen la mayor cantidad de dólares genuinos al país”, asevera el CES.

Entre mediados de 2016 y fines de 2019 la producción de carne bovina en Santa Fe creció un 50,4%, alcanzando el nivel más elevado desde que se tiene registro. Ello se reflejó en un récord histórico en el número de cabezas faenadas en octubre de 2019, con casi 278 mil cabezas.

Los valores totales exportados han tenido un crecimiento exponencial entre 2016 y 2019 de casi 200%, misma dinámica que se presenta en las toneladas exportadas, las cuales crecieron 267,4% en el mismo período.

Para el año 2020, ambos indicadores muestran una caída, sin embargo, esta se presenta con mayor fuerza cuando se observa el valor. Los montos totales cayeron a U$S 768,78 millones, lo que representa un descenso del 19,9%, mientras que, en su medición en toneladas, las exportaciones de carne bovina descendieron en 2020 un 6,5% interanual, alcanzando un valor de 177 mil toneladas.

En todo el período, China y Alemania representan el primer y segundo puesto, respectivamente, como destinos de mayor importancia de los envíos al exterior de carne bovina de nuestra provincia.

Mientras que países como Israel y Países Bajos, junto con Alemania, gozaban de una participación en conjunto de más del 50%, esa participación se ha visto reducida en el último año a menos del 20% debido al crecimiento de China como demandante de nuestra carne bovina. Entre 2016 y 2020, la demanda China por este producto creció un 491,6%.

Por otro lado, la recesión económica general sí tuvo su impacto en el consumo interno de carne bovina, el cual alcanzó su mínimo histórico a nivel nacional durante 2020 con 50,2 kg/hab/año, mientras que en los 4 primeros meses del presente año tocó un nivel de 46,1 kg/hab/año.

En este sentido, la actividad frigorífica pudo sostenerse -en incluso crecer- gracias al crecimiento de las exportaciones. Por lo tanto, en un contexto en el que tanto el país como la provincia se encuentran en recuperación luego de una recesión de más de dos años, el cierre de exportaciones de carne bovina puede provocar una caída de la actividad del sector –al menos en el mediano plazo- que atenta contra dicha recuperación.