El ministro Juan Manuel Pusineri precisó el alcance de las nuevas medidas. Los vehículos particulares no podrán usarse para ir de compras o a un bar. Para eso habrá que caminar o utilizar transporte público.

Desde el jueves regirán en Santa Fe las nuevas medidas para contener a la segunda ola de coronavirus, entre las que están la prohibición de la circulación vehicular en toda la provincia y la suspensión de las clases presenciales. El ministro de Trabajo, Juan Manuel Pusineri, explicó que a pesar de que la normativa de Nación establezca menos restricciones a la circulación, Santa Fe eligió «medidas más duras» en función del «estrés sanitario y del contexto nacional». Además, aclaró que la presencialidad escolar se conserva en todas las localidades en donde no hay alarma sanitaria. «No nos resulta fácil suspenderla, porque nos preparamos mucho, vacunamos a los docentes, pero hasta que no salgamos de alarma las medidas son esas»,En relación a la circulación, el ministro aclaró que los permisos laborales son los mismos que ya existen. «A trabajar se puede ir en un vehículo particular, si quiere ir a un bar o comprar una camisa, hay que ir caminando», afirmó Pusineri. «Al supermercado hay que ir caminando y si tiene muchas cosas, hay que ir dos veces», agregó. Además, destacó que los comercios de cercanía continúan abiertos y la idea es que la gente se pueda proveer de esa manera.

Al médico o a todas las actividades que tengan que ver con cuestiones de fuerza mayor, también se puede ir en transporte público. «Uno tiene que saber que cuando va a salir tiene que tener una justificación», aseguró. «Los espacios públicos deberán usarse solo para transitar y no para permanecer», añadió.

Consultado sobre el incumplimiento de los protocolos sanitarios en el transporte público, aclaró que «las normas están dispuestas», pero que es importante que los ciudadanos colaboren y las cumplan. «La sociedad tienen que tener algún grado de empatía con la norma», aclaró. En ese sentido, sostuvo que en la provincia hay solo 30.000 efectivos policiales.

Los comercios podrán mantenerse abiertos hasta las 17, pero los supermercados hasta las 19. Los bares y restaurantes permanecerán abiertos hasta las 19 y no hay horario límite para realizar delivery retiros, pero «no se puede ir a buscar la comida en auto», aclaró el ministro. «No hay restricción horaria para esta actividad porque normalmente funciona hasta las 23, después de esa hora es extraño que funcione», precisó.

Las celebraciones religiosas de manera presencial, quedaron prohibidas en toda la provincia.

Fuente: Aire de Santa Fe